A finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta y tras varios informes promovidos por la ONU nació lo que hoy conocemos como el “0,7%”. El objetivo era que los paí­ses desarrollados donaran un porcentaje de su PNB y contribuir al desarrollo de los países más pobres. Una utopía.

60 años después de esta declaración de intenciones y en un país de los llamados desarrollados, nace Papel Impreso. Un tiempo difícil, donde la miseria, la pobreza, la falta de trabajo y otros muchos problemas se encuentran a la puerta de nuestra casa. Todos tenemos algún amigo, vecino, familiar o conocido que no lo esta pasando nada bien.

Por todo ello, en Papel Impreso consideramos que tenemos que hacer algo. No sabemos si este algo será mucho o poco, lo importante es hacer algo, y nuestra aportación es apuntarnos al 0,7%. No para ayudar a proyectos que laven nuestras conciencias y que se encuentran en esos países llamados subdesarrollados, si no para ayudar a nuestro vecino, a nuestro amigo, a nuestro hermano o hermana, a todas esas personas que no son precisamente anónimas.

Es increíble, pero a día de hoy, hay miles de personas obligadas a mendigar para poder comer, niños que van al colegio sin desayunar, comedores sociales repletos de gente porque es su única vía para conseguir alimentos… y todo esto es una realidad en nuestra sociedad “desarrollada”. Por eso, Papel Impreso donará el 0,7% de todas las ventas que realice a organizaciones que trabajen por toda esta gente próxima a nosotros y que les necesitan. Y esto será así, mientras estas personas que viven dentro de lo que denominamos una sociedad desarrollada dejen de vivir como si vivieran en una sociedad subdesarrollada.

Contáctanos

¿No se lee? Actualiza el texto.